nadakedecir*

*pero decimos algo...
| mensajes anteriores | editor: coso@worcel.com | bienvenidos

nadakedecir* se publica bajo esta licencia de Creative Commons






jueves 31 de julio de 2008





*



el reloj, el viejo reloj despertador a cuerda andaba todavía, bastante a desgano, y había sido declarado hermético e irreparable por un relojero de profesión que había arreglado anteriormente a eso toda otra clase de relojes, menos estos relojes descartables de la primera generación de la industria china, que luego no dejó de mejorar hacia una mayor duración de sus hijos



la cosa era que el reloj se paraba en el momento de darle cuerda, lo que era inevitable por cierto en un reloj que funcionaba a cuerda, y arrancaba y se mantena en funcionamiento aceptablemente luego de propinarle una cantidad indeterminada de golpes suficientes para convencerlo, pero no tan fuertes como para romperle el vidrio



pero no debía ser tan hermético como aseguró el relojero, porque una mañana luego de la operación de cuerda y golpes, se pudo apreciar detrás del vidrio, caminando y cayéndose alternativamente, a una pequeña mosca que ya no volaría más, y que podría haber entrado por alguna imperfección del blindaje, o tal vez por la parte posterior, en el espacio dejado alrededor de los dispositivos preparados para accionar las cuerdas y para corregir la hora y el horario del despertador, y esa pequeña mosca había llegado hasta detrás mismo del vidrio, aparentemente por algún lugar vacío que rodeara el eje destinado a sostener las agujas



y todo eso no tendría otra función que plantear el agudo dilema ético de romper o no romper el vidrio del reloj para que saliese la mosca, quizás para que se la comiese alguna araña, o para ser presa de enfermedades sucesivas innombrables o para termianr padeciendo en un asilo para moscas ancianas, y también el otro dilema, el de considerar si las agonías serían incluidas por fin alguna bendita vez entre las circunstancias aceptables por imprescindibles, incluyendo por supuesto, y con pleno derecho entre las agonías, a todo ese espacio de tiempo, corto o largo según cada caso, que media hacia atrás entre el momento de la muerte y el mismo momento de la concepción









y eso sería todo; saludos cordiales










*



Para visitar...



Korochi Industrias
La intencion es lo que vale
caja negra
away
banca blanca
somos fantasmas peliandole al viento
perturbatronics
chiruzita
FLORALIS
Todo lo sólido... se desvanece en el aire
texto casi diario
libro de notas
BASE55
mini-d
twoday>bleph
soveran
te
mató tu onda
GATTACA
La Mágica Web
Juan de Mairena
?equeños eni¿mas
antes muerta que sencilla
PEQUEÑAS DEBILIDADES
**mente en blanco**
solferino
el ciprés en el patio
cartucho
alkimicas
avioncitos de papel
KaosCity
la decadencia del ingenio
el florido byte
Oficina de Objetos Perdidos
cuentos de cien palabras



sida, África, medicamentos; Lawrence Lessig (cita parcial)
Cultura Libre; Lawrence Lessig (completo)
salvemos los problemas
¿desea guardar los cambios antes de morir?
Discurso en la oficina de objetos perdidos
un gallo para Esculapio
Epicteto
Séneca
Heráclito
filósofos cínicos
qué cosa son los cínicos
Epicuro
La muerte de Séneca; por Heiner Müller

renta básica
baños públicos
Software libre para una sociedad libre. Richard Stallman
David Bravo: copia este libro
Borges & Jurado - ¿Qué es el budismo?
Budismo sin creencias - Stephen Batchelor
pitas.com
bitácoras.net

weblogs.com.ar